Inicio » Uncategorized » Hacia una humanización de la disciplina

Hacia una humanización de la disciplina


Podría comenzar este artículo con el consabido refrán de Renovarse o morir sin embargo no lo haré porque sería caer en el mismo error de mantenerme en un tradicionalismo que necesitamos cambiar.

Mi buen amigo Jaime Almansa, arqueólogo madrileño y propietario de una de las pocas empresas públicas dedicadas al sector que aún sobreviven lleva años clamando en el desierto por una mayor orientación pública de la arqueología, y creo que sus opiniones son tan correctas que no sólo llevo tiempo apoyándole en todo lo que está en mi alcance, sino que intentó aplicar mi trabajo desde aquí y desde toda aquella página en la cual colaboro, en propagar su mensaje.

Hoy he leído un artículo el cual hablaba de que el gobierno de Ecuador   va a iniciar un plan mediante el que intentarán dar  a conocer la arqueología de los pueblos indígenas que poblaron aquel país mediante una serie de actividades y talleres que enfocan el lado humano de esas culturas, no sus creencias o los edificios que construyeron, y lo creo una buena manera de hacer arqueología pública.

Mucha gente sigue creyendo que la historia y por ende todas sus disciplinas asociadas son un ente (sic) farragoso y alejado del carácter actual, práctico e inmediato. Y en ocasiones no les falta razón.

Debemos, y no es la primera vez que lo digo creernos que nuestro producto interesa. Nos lo dicen las ventas de libros de novela histórica, de “libros de no historia, de historia inventada o de historia ficción”, o incluso, exagerando un poco, el rotundo éxito de “Tadeo Jones” en los cines. Tenemos público, sí, pero no hemos llegado aún a saber como explotarlo.

Muchos dirán que acercarse al público es “vulgarizarse”. No hay motivo desde mi punto de vista para creer tal cosa. Desde el profundo academicismo y “literatura de autoconsumo” actual hasta el lenguaje simple y en ocasiones zafio de algunos medios de comunicación hay muchos puntos intermedios, y varios de ellos que no pierden la rigurosidad ni un ápice de seriedad científica.

Hablar mucho de ello sería ahondar en la herida y entrar en un debate que ocuparía mucho espacio, pero quizás ejemplos prácticos como la arqueología experimental y didáctica que se va a emprender en Ecuador sería un buen punto de partida para que los profesionales de la arqueología se planteen afrontar su trabajo desde otro punto de vista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sigue a @jmpeque

A %d blogueros les gusta esto: