Inicio » Uncategorized » Mi articulario. ¿Cómo pudieron?, segunda parte

Mi articulario. ¿Cómo pudieron?, segunda parte


José Manuel Peque Martínez

¿Cómo pudieron?La aventura constructora de la Humanidad, segunda parte

Posiblemente el proceso de la construcción se dio en la especie humana en un periodo aún más  antiguo de lo que creemos y posiblemente ya hubiera  habido experimentos antes de la construcción de las cabañas de piel y huesos aparecidos en ciertas partes de Europa y Turquía hace unos  40000 años. No podemos aseverar ni contrastar nada pues ahora mismo no disponemos de fuentes a mano que nos hagan suponer cuál fue el inicio del proceso constructivo pero es de suponer que pudo comenzar en la propia caverna o en sus inmediaciones, quizás como almacén de los recursos que iban cazando o recolectando los primitivos humanos.

El nomadeo facilita la construcción de campamentos

Entender la aventura de la  especie humana en sus primeros periodos  contiene la necesidad de entender la vida como un continuo movimiento en busca de tierras y oportunidades mejores. En ese caminar no siempre se podía echar mano de una cueva lo suficientemente confortable por lo tanto nuestros antepasados se vieron obligados a tener que construir con los materiales de su entorno los primeros hogares que en sus inicios apenas debían servir como poco más que como refugio al modo de tipi de los indios norteamericanos, pequeñas cabañas de piedra o de piel y hueso que como decimos aparecen ya hacia el 40000 antes de nuestra era.

La construcción de esta suerte de campamentos temporales suponen un logro y el primer paso hacia un proceso que culminará varias  decenas de miles de años después: La sedentarización. Y posiblemente si no se  dio ya en este momento fue porque aún no estaban desarrollados los  instrumentos y las técnicas que lo hicieron posible después, es decir, básicamente, la agricultura y la domesticación de animales.

Un camino largo, desconocido y sorprendente

De este recorrido que va desde el primer  campamento temporal hasta el primer asentamiento urbano (que  no primera ciudad tal y como la entendemos), llámese este Çatal Höyuk o Gobleki Tepe, ambas en Turquía, no hay una distancia tan grande como la que hay entre este último y la primera ciudad real ya que entre medias  de este proceso tuvieron que ocurrir diversos factores psicológicos, sociales y climatológicos que condicionaron que la especie humana se estableciera en asentamientos permanentes, se rigieran por una determinada jerarquía social y política y aprendieran a aprovechar mejor los recursos de la tierra que poblaban. Pero eso es objeto de otro post y de otra historia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sigue a @jmpeque

A %d blogueros les gusta esto: