Inicio » Uncategorized » Mente abierta o mente cuadriculada

Mente abierta o mente cuadriculada


Habitualmente a todos los que de un modo u otro trabajan (no sé si incluirme) en el campo de la arqueología y su divulgación se les suele acusar de estar demasiado dogmatizados en lo que aprendieron en la facultad, de tal modo que se ven incapaces de encontrar alguna solución a un problema cuando este se presenta en un yacimiento arqueológico o en una determinada pieza.

Evidentemente un arqueólogo no sale de la facultad con todo aprendido (como no ocurre, evidentemente, con ningún titulado medio o superior de ninguna especialidad), y seguramente sea verdad que habrá cosas que se escapen a sus capacidades, porque saber y controlarlo todo muchas veces es imposible.

Lo que ocurre es cuando se quiere aprovechar esos errores como muestras de oscurantismo, dogmatismo o conspiración por individuos que nada tienen que ver profesionalmente con la arqueología (y mucho menos con la  Historia, pues basta examinar brevemente sus teorías para darse cuenta de ello).

Estos individuos son los que hacen correr bulos y supercherías (como por ejemplo la de las tan famosas profecías mayas) sólo por ganar adeptos o clientes para sus creencias o para sus libros. Ejemplos hay muchos y ninguno inocente. Algunos quieren ocultarse bajo la máscara de investigación seria e imparcial, pero sólo hay que echar un vistazo  a las  fuentes que parece manejar casi de forma exclusiva (principalmente textos  religiosos, sin ningún respaldo en textos científicos) que además  interpreta a voluntad para querer probar, o al menos tener la intención de hacerlo, de que lo que él cree es lo correcto. Es decir, recurren al dogmatismo puro y duro para acusar de precisamente eso a los científicos y verdaderos especialistas en el tema, atacando a sus adeptos donde más duele normalmente: en las ideas religiosas.

Evidentemente el nivel cultural de cada lector hará que crea o no en aquello que se le quiere hacer creer. Y es tremendamente difícil ahondar en los motivantes personales que alguien puede tener para creer o no creer  en algo, en cualquier caso, aquellos que suelen presumir de tener la mente abierta y tener ideas propias son los que realmente menos la tienen, ya que no responden de manera individual a ciertas ideas, sino que presentan afinidades en conjunto sectarias y a mi entender (y no soy ateo) completamente desligadas de los sucesos  del mundo real.

Personalmente he llegado a leer barbaridades auténticas de teorías alucinantes y estrambóticas que vergüenza me  da reproducir aquí, que me hace pensar seriamente si las personas que creen en ciertas cosas  y hacen de ellas una religión y toman cada actitud  relacionada con ella un acto de fe insondable, privativo y exclusivista en vez de educación en una cultura seria y responsable lo que en realidad necesitan es ayuda profesional que les conecte de nuevo con esta realidad que no es ninguna maravilla pero tampoco está al borde  de una catástrofe absoluta como muchos de ellos creen, ni tampoco de una comunión universal donde reine la  paz absoluta y la espiritualidad entre todos los seres del universo.

Y es que el Bien y el Mal existen, pero se  lo gana cada uno con sus actos, sus actitudes, y sobre todo con sus creencias y su fe diaria. Y no s ele debería, mediante el miedo, a tener fe a nadie sino que debería ser cada cual que creyera y ofreciera su devoción a quien le diera la  gana sin intermediación de “lideres” espirituales ni de consejeros que le dijeran en qué tienen que creer.

Pero, y termino ya, creer es una cosa y saber otra. Obviamente si los arqueólogos no dan la razón casi nunca a cierta clase de teorías y de interpretaciones es porque saben que no son ciertas, porque conocen que hay cosas que es improbable que haya ocurrido en el pasado porque conocen la música, es decir, conocen de donde viene y por donde va aquello que puede resultar misterioso a aquellos que no poseen esa clase de conocimientos.

Y es que en este tema no se trata de tener la  mente más o menos abierta o cerrada. Se trata de conocer, y por supuesto, de saber filtrar información.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sigue a @jmpeque

A %d blogueros les gusta esto: